Hombres ¿Necios?…

He visto, entre otras cosas, cómo una medida proteccionista a favor de los impedidos físicos ha sufrido la atrofia de eso que llamamos “trapicheo” y “meter el pie”. Ejemplifico: en casas donde hay algún impedido en convivencia con personas jóvenes, desempleadas y saludables, es al impedido a quien mandan a las bodegas, mercados, farmacias, puntos de gas y demás establecimientos, sencillamente porque tiene prioridad en las colas. Se trata de un abuso familiar que hasta nos hace poner en tela de juicio lo veraz de la limitación.

Hombres ¿Necios? ¿Qué acusáis?
Ricardo Riverón Rojas
La Jiribilla

Share

1 comentario

  1. Hola Ricardo:-)

    Me mantengo al tanto de sus textos. Hoy me atrevo a decir que, mediante ellos, usted muestra tener clara idea de qué significa criticar y cómo hacerlo bien, para esta sociedad sui géneris.

    En ocasiones trato de combatir a esos oportunistas “desvalidos”; pero resulta, que más que en ellos, la culpa está en toda una sociedad muchas veces, falta de las más elementales normas de civismo. Por eso a alguien se le ocurre mandar al impedido hacer los mandados, por eso el impedido accede al mandato y procede vulgarmente, por eso empleados de servicios permiten que esos oportunistas se salgan con las suyas, por eso es que muchas personas, no vea en todo esto, un elemental gesto de cortesía y no un irrespeto a los demás.

    Saludos #DesdeGuantánamo;-)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.