Sep 21

Importancia del repasador

Hoy en la Historia

  • En 1558 murió el rey español Carlos V.
  • En 1846 invadieron tropas yankees a México, sitian la ciudad de Monterrey.
  • En 1953 comenzó el juicio del Moncada contra los atacantes al Cuartel Moncada.
  • En 1958 se celebró el Primer Congreso Campesino en Armas.
  • En 2003 murió la bailarina cubana Mirta Plá en Barcelona.

Ecured

Comentario en “El promocionismo: Sus caras y sus tiempos” / Héctor y el hermano / Cubadebate / 01-09-17


Cuando insisto en estas ideas y nado contra corriente, lo hago partiendo del nuevo contexto al que nos enfrentamos.

En años anteriores Fidel genialmente concibió la conceptualización de este proceso, donde la masividad de la enseñanza se articulaba con alternativas para encausar a los más talentosos, de ahí surgieron las escuelas vocacionales, la historia la conocemos, no soy dado a inventariar defectos, me concentro más en las posibles soluciones.

La realidad de la enseñanza general en nuestro país hoy transita en su célula fundamental por la falta de profesores, la mayoría en ejercicio muy jóvenes con poca preparación, unido a otros aspectos de carácter objetivos y materiales; lo que hacen muy complejo y heroico ese esfuerzo de educar y formar a las nuevas generaciones.

Ya no existe un campo socialista, nos toca a nosotros solos retomar esos ambiciosos sueños y planes en la educación sumando al sistema, otras ideas y alternativas, mirando de forma diferente a ese ejercito de brujos y viejos, que son los actuales sabios de la tribu, entiéndase nuestro país. Recuerda(en), que la sabiduría transita por tres claves, el talento, el conocimiento y la experiencia; tener una sola de esas claves es una bendición, hacer coincidir las tres es el milagro, y en ese ejercito de viejos —algunos jubilados—, es donde precisamente existe la mayor probabilidad de lograr el milagro de la sabiduría. En esas generaciones del “milagro” como suelo llamarle, es donde concentro mi tesis, desperdiciarlas es el verdadero sacrilegio, seriamos una sociedad ciega al desperdiciar en el mejor momento del activo más importante del capital humano formado, la experiencia; por lo general se logra en esa etapa de la vida, se trata de complementar el actual sistema de educación involucrando más a ese activo, con nuevas ideas, no se trata de sustituir el sistema, la idea es complementarlo.

La generalidad repite la palabra repasador, refiriéndose a la forma más simple y artesanal de su ejercicio, que repetido continuadamente deforma la visión de esa valiosa figura en su amplia dimensión, y de su importancia en el nuevo contexto donde perfeccionamos nuestro socialismo. La mayoría se refiere a esa figura por un supuesto defecto en el aprendizaje en nuestros hijos, cuestión que no deja de ser importante y que debemos atender, pero enmarcarla a esta sola función es lo que nos ha impedido ver sus otras aristas, minimizando su jerarquía, pero en realidad ellos son un mentor, un entrenador, un asesor, un tutor, un experto, un sabio para desarrollar una potencialidad dormida en un individuo, que solo es posible hacer de forma individual y selectiva. Entonces, entenderíamos que la misma figura de repasador que en la primaria o en la enseñanza media acciona sobre el alumno, es la mismo que acciona sobre un adulto en su maestría o doctorado, porque para hacer un doctorado se busca también a su nivel, un repasador, que es lo mismo conceptualmente que un tutor, un mentor, un sabio, para hacer una tesis […], de lo que se trata es de abrirnos en nuestra forma de pensar, a partir primero de entender el concepto y segundo, ponerlo en contexto; por ahí seguro hacemos otro tipo de razonamiento.

Esta figura de repasador o mentor, su función es salvar una potencialidad de un individuo, desarrollándola de forma diferenciada y selectiva hacia un escalón superior, por ahí nos acercamos a cubrir el espacio intermedio que dejaron las escuelas vocacionales como escalón superior para los más talentosos. Cuando un padre o un profesor en edades tempranas detectan aptitudes especiales en un niño o joven, como la pintura, o cualquier manifestación artística, u otra habilidad, lo más lógico para un padre, es buscar asesoramiento y/o un entrenador, tutor o un sabio para encausar esa potencialidad, para cultivarla y desarrollarla, no desperdiciarla. Esa particularidad y potencialidad de un individuo no puede perderse, esa es nuestra responsabilidad. Fidel diseño el sistema como una responsabilidad del Estado, pero nosotros no lo cuidamos y no lo perfeccionamos, que junto a la realidad económica de hoy nos impide volver a retomar y responsabilizamos solo al Estado en esa misión. Es por ello que esa contradicción no antagónica, entre el sueño y las expectativas que la Revolución sembró en nosotros, nos obliga a buscar alternativas para encausar esos sueños y potencialidades de nuestros hijos, esa es una realidad; de lo que se trata es organizarla y estimularla para bien de la Revolución, no dejar que se desarrolle espontáneamente cultivando una doble moral, eso es muy grave.

Entonces por ahí vemos repasadores, mentores de piano, artes plásticas, deportes y ejercicios físicos, matemáticas y otras asignaturas, contabilidad y economía, mentores que imparten cursos y entrenamientos para una formación práctica en las técnicas y las estrategias de administración, necesarios para los cuenta propias y para jóvenes que trabajan de maletero en un hotel y aspiran algún día a ser gerentes de ese hotel en Cuba; mentores para la formación intensiva para dotar de las habilidades necesarias para operar de forma autónoma a corto y largo plazo en proyectos de investigación, mentor o repasador para desarrollar habilidades manuales, carpinteros, chef y muchos más.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE